Usuario:  Password:    Registrarme

Asesoramiento sobre Energía Solar Térmica:


La energía solar térmica para la producción de agua caliente sanitaria, es de obligatoria instalación en viviendas de nueva construcción y/o viviendas en rehabilitación.

En cada caso se debe instalar el equipamiento según lo indicado en el Código Técnico de la Edificación; y puede ser sustituido en algunos casos por otra instalación de energía renovable.


Sistemas de Bombas de Calor


El rendimiento de cada instalación variará en función de las distintas zonas climáticas, situación e instalación de los equipos; pero teniendo que cumplir siempre lo mínimo exigido por el CTE.


Los tipos de instalación habitual en viviendas, pueden ser individuales en casos de viviendas unifamiliares, y colectivas para edificios. En cualquiera de los casos pueden darse distintos tipos o modelos de instalación. Este sistema siempre será secundario y de apoyo a uno primario que siempre será necesario instalar; en función del sistema elegido para el primario (eléctrico, gas, etc.), condicionará el nivel de equipamiento exigido por la normativa, variando en número de paneles y capacidad del acumulador de ACS.


Desde nuestro punto de vista profesional, el sistema más aconsejable en instalaciones individuales es el que dispone de drenaje automático, permite mantener una temperatura adecuada del agua sin excesos de producción, lo que permite evitar la instalación de un sistema adicional para la evacuación del sobrante.

Esto ocurre cuando una vez calentada el agua del acumulador solar, al continuar luciendo el sol y por lo tanto aportando calor al sistema, crea un exceso de producción que tenemos que revertir a otro sistema (piscina, fuente, etc.), en el caso del drenaje automático deja de funcionar el circuito solar, dejando solo aire en los paneles y por lo tanto deja de producir calor hasta que la temperatura del acumulador baje y lo vuelva conectar para alcanzar la temperatura fijada en el ACS.


El aprovechamiento de la energía solar para ACS, en función de las necesidades de cada caso puede ser más o menos rentable económicamente. Si pensamos en instalarla en una vivienda unifamiliar aún sin estar obligados, puede que los costes de instalación en función del ahorro con respecto de otros sistemas, puedan necesitar entre quince o veinte años para su amortización.


Lo mismo ocurre para instalaciones en viviendas donde se quiera aprovechar para calefacción, la instalación requerida para ahorrar un 20% en el consumo, requiere una inversión que tardaría bastante en ser amortizada, produciendo un problema adicional de sobreproducción en verano.

Realizaría la mínima aportación en invierno cuando más necesario sería, aumentando la producción en verano cuando no es necesaria, creando además un exceso de producción difícil de eliminar.


Cuando se necesite o desee la instalación de este tipo de equipamientos, lo más aconsejable y sobre todo en estos casos, sería solicitar un estudio adecuado a través de un profesional del sector que nos estudie las necesidades reales y el equipamiento adecuado.

En algunos casos las instalaciones tienen problemas de rendimiento o funcionamiento por defecto o exceso de de equipamiento.

 

Contacta · Política de Privacidad · Ley de protección de datos · Nosotros · Empleo

©  2011 Comercial Clivema SL · Stratovare Web Desing Stratovare Web Desing